Seleccionar página

Primera entrevista a un compañero de profesión, influyente en el mundo de la Óptica y la Optometría

Prototipo del aparato con el cual se fabricó el primer HEMA                  Prototipo del aparato con el cual se fabricó el primer HEMA

RAMON SOLÀ PARÉS

  

Para mi es todo un honor, empezar esta nueva sección de la web Doctorado en Óptica y Optometría con un profesional de la talla de Ramon Solà Parés y aunque no lo parezca.. :P, tiene ya sus años de experiencia en el sector, con lo que toda la historia que leerás a continuación, estoy convencido de que te entusiasmará.

De él, me quedo con una frase que escuche en el 2003, ya finalizando mis estudios y que dijo algo así como:

INCREPANDO al público:

(a los estudiantes, que ocupábamos toda el aula) y cuando acabéis la carrera, cuantos de vosotros iréis a cursos de formación y cuantos seguiréis estudiando y cuantos…

Creo que su discurso y su mensaje, me calaron hondo y bien aquí estoy Ramon, gracias por todo de corazón!.

Pasamos con la entrevista:

Nombra a las 3 personas que más te han influido en tu formación/carrera profesional en orden cronológico de aparición:

Rafa Tibau, Jose Luis Rodríguez, César Villa

¿En qué año iniciaste los estudios de Óptica y Optometría? 

En 1979 (y aún no había cumplido los 18 años…..) y me matriculé de la DIPLOMATURA EN ÓPTICA.

La palabra Optometría no aparecía aún en los estudios (pero si flotaba en el ambiente…no lo puedo negar).

De hecho tuve la gran suerte de recibir las primeras formaciones en Optometría Funcional de Nebot, Rodoreda y Roure, además de haber tenido el honor de asistir a la clase magistral que nos dió el Profesor Delacato en Terrassa.

Adjunto una entrevista realizada a Manuel Roure Arnaldo en el 2016, en el que nos explica los conceptos de la Optometría funcional

¿Cuántos años has ejercido a llevas ejerciendo en la profesión de Óptico Optometrista?

Como colegiado ejerciente, ininterrumpidamente desde 1986…o sea unos 32.

A trabajar como aprendiz en una óptica, empecé en 1981.

¿Por Qué escogiste estudiar Óptica y Optometría?

En esa época, a finales de los 70, nadie nos daba información sobre los estudios que podíamos cursar, ni se tomaban mucho en cuenta nuestras aptitudes y actitudes para orientarnos.

Tampoco tenía ninguna gran vocación concreta.

Me gustaba mucho la fotografía y a través de un amigo, me enseñó un documento de la Escuela de Ingeniería Industrial de Terrassa donde aparecía una carrera en la que se enseñaban temas sobre fotografía y me decidí (además estaba en Terrassa y me era muy práctico).

O sea que de vocación nada de nada: me enamoré de los estudios al cabo de unos meses, en concreto después de asistir a un Congreso, en La Toja en 1980, que me llevo a querer acabar la carrera y dedicarme de lleno a esa profesión que no conocía de nada.

¿En qué Universidad estudiaste la carrera? 

Escola d’Òptica de Terrassa, dentro de la Universitat Politècnica de Catalunya.

¿Cuántos años tardaste?

Pues seis:

  • Entre el año que los estudios no me gustaban nada
  • El año perdido del Servicio militar obligatorio
  • El hecho de querer trabajar para conocer mejor donde me estaba metiendo, casi que estudié “a distancia”.

¿Cuáles fueron tus primeros trabajos en el ámbito laboral? 

En un principio empecé en una óptica en Terrassa (Óptica 3003), como aprendiz…y aprendiz de verdad.

En ese momento ibas aprendiendo de todo de manera progresiva.

Guardo un gran recuerdo de esa época, pues pude ir avanzando en todos los aspectos del día a día de una óptica, tanto clínicos, administrativos, organizativos……que me dio una base que me sirvió para ir modelando mis intereses profesionales futuros.

¿En qué te especializaste, o a qué te dedicaste principalmente? 

La parte en la que más me especialicé fue la Contactología Clínica.

En mi primer trabajo el propietario, Rafael Tibau, un óptico-farmacéutico atípico y que tenía una gran capacidad de visionar el futuro me ayudó a aprender y conocer el pujante, en ese momento, mundo de la contactología, con un rigor que muy poca gente tenía en ese momento.

Posteriormente tuve el gran acierto de entrar a trabajar en Novolent Barcelona, por una sugerencia que me hizo un gran profesor y amigo, Joan Salvador (E.P.D.) al saber de mi interés por la contactología.

En Novolent, tuve el privilegio de estar al lado de los mejores contactólogos de esa época (finales de los 80) y viví algunos de los cambios más importantes en el sector (lo que hoy llamaríamos disrupción).

El más importante sin duda la aparición de un nuevo régimen de uso:

El asociado a las lentillas Acuvue: 6 noches en uso permanente y renovar.

Como profesionales cito especialmente a Jose L. Rodriguez, un genio avanzado a su tiempo y a César Villa, uno de los mejores contactólogos del mundo, al lado del cual aprendí conceptos que aún a día de hoy son vigentes:

Los más importantes, además de los de tipo técnico, los que más valoro son los de relación con el paciente:

a su lado aprendí que quería decir, de verdad, empatía. 

¿Formaste parte de alguna asociación o similar?

 En 1986 me hice miembro de la SOCIEDAD ESPAÑOLA DE OPTOMETRIA, de la cual sigo siendo todavía miembro asociado.

Posteriormente, desde 1991, formé parte de la Delegación Regional del Colegio Nacional de Ópticos, que posteriormente fue el Col.legi Oficial d’Òptics Optometristes de Catalunya, siendo el secretario de la junta durante unos 13 años.

Aprendí muchísimo de la realidad de la profesión desde un lugar privilegiado. 

En 2005 fui miembro fundador de la Associació Catalana d’Òptometria i Teràpia Visual (ACOTV), en la cual estuve asociado hasta 2016.

Actualmente también soy miembro de Asociación Española de Optometristas (AEO)

¿Existían los Congresos, cursos y la formación continuada en tus primeros años profesionales?

 Si claro.

Al primero que asistí como he citado fue el de La Toja (1980), el de Contactología en Santander (1983) y Barcelona (1987).

Precisamente un gran recuerdo que tengo del tema de los congresos fue la de tener el privilegio de ser el Secretario Técnico del Congreso de Óptica, Optometría y Contactología de 1996, en Barcelona.

 

  • Fue un congreso que marcó un antes y un después en los congresos de nuestra profesión: fue el primero en el que hubo recogida de resúmenes previo a la celebración, con un comité científico que validaba su nivel.
  • El primero en el que se impartieron las conferencias de forma simultánea en diversas salas, en función de la temática.
  • El primero en que se veía a los profesionales ir corriendo entre salas buscando la conferencia que les interesaba….ahora eso es muy habitual y enriquecedor.

 

Todo un reto que salió bien y que tuvo una gran acogida por su modernidad (en ese momento, claro)

Particularmente siempre he convivido con formación, congresos, jornadas…el sector siempre ha sido muy activo.

Al principio, y como es lógico, los encargados de la formación eran los Laboratorios, pues no existían estructuras formativas como las actuales.

Hoy en día, esa convivencia entre formación asociada a producto y formación independiente, dan un gran nivel a la actualización que recibimos.

Asimismo, estar integrados en el ámbito sanitario desde 2003, ha hecho que ese nivel aún haya aumentado más, al integrarnos en los modelos formativas acreditados del Sistema Nacional de Salud.

¿Realizas o realizaste docencia a lo largo de tu carrera profesional? 

Si y es algo que nunca me había planteado, y ni tan solo me interesaba.

Pero la necesidad que tuvo la universidad de contratar a profesionales que pudiesen transmitir la práctica clínica desde la experiencia diaria, coincidió con mi regreso a Terrassa e inicié un periodo de docencia, que yo más bien llamaría de “compartir conocimientos” que duró de 1995 a 2012.

 Yo no sé mis alumnos y alumnas, pero para mí fue una de las mejores experiencias profesionales y personales, que además me devolvió a la época universitaria tan añorada.

En la actualidad me da una gran alegría encontrarme a mis ex alumnos/as, con sus tareas profesionales, sus vidas y recordar que durante un tiempo hice el esfuerzo de colaborar a:

 que ese salto de la formación a la profesión, lo hiciesen al menos con una pequeña pero sincera ayuda. 

También tengo el honor de formar parte del TVCI (Johnson & Johnson), como Faculty Member, otra grandísima experiencia para compartir conocimiento, en este caso ya con profesionales.

¿Qué materias impartes/impartiste? 

En casi su práctica totalidad la asignatura clínica por excelencia, OCC (optometría y Contactología Clínicas).

Hice algún cuatrimestre de Optometría I y alguna asignatura de Tecnología, pero fue anecdótico.

¿En qué universidad o centro? 

En la propia Facultat d’Òptica i Optometria de Terrassa, y más concretamente en el CUV, del cual tuve el placer de formar parte del primer equipo de Trabajo.

En un modelo de centro de formación clínica que hoy en día está considerado como uno de los más importantes no solo del país sino en Europa, pues más de una universidad lo ha utilizado como ejemplo de formación integral de profesionales.

¿Cuál es tú puesto de trabajo actual? 

Desde hace muchos años ejerzo la profesión como Free Lance, una actividad que siempre he pensado que debería ser más habitual en nuestro sector.

Nuestra actividad está demasiado ligada a llevarlo a cabo en un establecimiento de óptica, y aunque evidentemente debe ser mayoritario, creo que lo es demasiado.

Creo que favorecería mucho que una parte de la labor profesional clínica lo realizasen profesionales independientes del propio establecimiento (no asalariados) aspecto que ayudaría mucho a valorar, por la sociedad en general, la labor clínica que ejercemos.

Hoy en día parece ligada a la venta de las gafas y al no haber sabido dejar claro que el Servicio profesional es independiente, incluido en el precio o no, de la venta, la impresión es que nuestra labor profesional no vale nada.

¿Cuáles son tus áreas de interés o de las que eres más experto?

Obviamente la contactología clínica es mi mayor pasión y en la que me siento más cómodo, especialmente en las readaptaciones y en ayudar a evitar abandonos, tan habituales aún, del uso de lentes de contacto.

También me siento muy cómodo con todos los temas relacionados con el comportamiento sanitario y sus ramificaciones: regulatorios, bioética, normativas

De hecho una de mis grandes satisfacciones profesionales y personales ha sido la de actuar como Secretario del Comité Bioético que trabajó desde finales de 2001 hasta febrero de 2003, unos meses antes de pasar a ser sanitarios a todos los efectos, para elaborar el primer Código Deontológico de la Profesión así como un Manual de Buenas Prácticas Profesionales.

Tal vez no ha sido suficientemente publicitado ni puesto en práctica, pero ahora con los actuales movimientos en el ámbito sanitario, este tipo de compromisos con la Sociedad son fundamentales.

 De hecho para tramitar la VPC todos los profesionales deben comprometerse a seguir dichos documentos de comportamiento ante la sociedad auto aceptados.

¿Puedes comentar brevemente algún proyecto profesional que estés llevando a cabo actualmente y no te suponga ningún contratiempo el explicárselo a los lectores de la web? 

Tengo la gran suerte de formar parte de diversos proyectos de futuro en los que participo como consultor, y eso mantiene mucho mi interés en la propia profesión y los cambios que vienen.

Que son muchos, Nuevos y Buenos…aunque a los inmovilistas les dan pavor. Ya lo sabemos. 

¿Qué le recomendarías a un futuro estudiante de Óptica y Optometría?

Eso es muy difícil.

Si es una persona que tiene claro que quiere estudiar esta carrera, que no se deje llevar por nuestra “miopía comportamental” heredada de nuestros antecesores y que no hemos podido aún erradicar, y que piense que es una profesión fundamental para el desarrollo de las personas, su seguridad y su relación con el entorno.

Y si empieza porque no sabe bien que estudiar, que haga un esfuerzo por saber lo antes posible de que va, para evitar llegar al final y tener una formación que ejercerá sin empatía, y solo por trabajar.

Es la única cosa que me afectaba cuando impartía docencia universitaria: el reconocer en algunos casos, a alumnos y alumnas que habían hecho solamente una carrera de obstáculos para conseguir un título que les diese oportunidad de acceder a un puesto de trabajo, el cual ni les gusta ni les motiva.

Y ahí aún deben estar más de uno.

¿Qué le recomendarías a un compañero de profesión que haya terminado la carrera hace unos 5 años? 

  • Que no tenga miedo en cambiar de entorno profesional.
  • Es lo que más enriquece a un profesional independiente como nosotros.
  • No se puede opinar sin conocer (y en nuestra profesión, se opina mucho sin saber, aunque creo que es algo bastante general) 

También considero muy importante comentar que echo en falta, en nuestra profesión, a compañeros en lugares de labor no clínica.

Una gran parte del desconocimiento de nuestra labor viene porque no hay optometristas que cuenten, en el día a día, lo que hacemos y las interrelaciones transversales. 

Pongo por ejemplo empresas que se dedican a la Prevención de riesgos, Profesionales de la formación en salud visual que divulguen nuestra labor en otros colectivos (deportes, arquitectos, diseñadores….), en la administración aportando los conocimientos como profesional de la salud cuando sean necesarios.

No es una labor profesional mayoritaria, pero si necesaria. No somos conocidos, en general, como profesionales de la salud visual por otros profesionales.

Es una salida profesional muy interesante y que una persona que ya tenga unos años de experiencia, se puede plantear con una formación complementaria que le permita acceder a otros tipos de trabajo donde actúe como óptico optometrista “no clínico”.

¿Qué opinión tienes respecto a los cursos de formación?

Teniendo en cuenta que desde hace años he participado del diseño, organización y seguimiento de programas de formación, y que formo parte de entes públicos que trabajan por la formación continuada acreditada, mi opinión evidentemente es muy favorable.

Un aspecto que si indicaría, es el de que hay un porcentaje de ópticos optometristas que son los que siempre se encuentran haciendo formación.

Se deben buscar métodos tanto para diversificar la formación como para conseguir que los profesionales se formen en aspectos que realmente van a aplicar, y no que actuemos como McGivers de la óptica y la optometría. Con todos los respetos.

¿Y respecto a la validación periódica colegial (VPC)? 

Es fundamental en todas las profesiones sanitarias buscar mecanismos de validación tanto de las capacidades clínicas como de las personales y socio sanitarias.

 Al no estar acostumbrados, tenemos la idea de que una vez tenemos el título, ya no es necesario seguir formándonos y que nadie nos puede quitar el puesto de trabajo.

Y el progreso tecnológico, entre otras cosas, no acepta este estancamiento. 

Como profesionales de la salud no podemos claudicar, copiando a otros colectivos que una vez han ganado una oposición, ya no se siguen formando.

Sería una irresponsabilidad y una falta de respeto hacia el usuario/paciente.

Es cierto que es muy complicado hacerlo de una forma que satisfaga a todos los implicados, y más en un colectivo sin ninguna tradición sanitaria.

Sólo lo somos desde hace 15 años: haciendo un símil con el desarrollo de una persona, estamos empezando a andar solos. Aún nos faltan muchas etapas para llegar a adultos.

Creo que estas acciones deberían realizarse progresivamente, con una información muy detallada, que ya aparezca incluso en la formación de grado y fijando una meta realista de aplicación.

 Nos podemos pegar un batacazo.

Guste o no, un elevado porcentaje de colegiados no tiene ni consciencia de serlo: cree que es una obligación del contratador y piensa que no va con él/ella.

Vuelvo a insistir en la falta de experiencia. Un licenciado en derecho sabe que no es abogado hasta que se colegia y ninguna enfermera se planteará a acceder a un trabajo en un centro sanitario sin la preceptiva colegiación.

En nuestro colectivo muchos esperan a que se encargue su jefe de dicho trámite.

Por ello también implicaría a los contratadores en este proyecto, especialmente cadenas y similares, que deberían dar ejemplo de liderazgo, en mi opinión. Les va mucho.

Finalmente y ya para concluir, ¿qué deseos y perspectivas futuras tienes respecto al futuro de nuestra profesión? 

  • Deseos…que esa miopía comportamental que  nos caracteriza, se detenga y si es posible disminuya.
  • Que pensemos primero en mejorar nuestro colectivo, y después veamos qué relaciones externas debemos tener.
  • Que aprendamos a ser conscientes que nuestra labor es importante tanto a nivel profesional, en cuanto a la salud visual, como en el aspecto comercial, precisamente por las características de la solución más habitual: las gafas o las lentes de contacto.
  • Como perspectivas, me gustaría poder seguir ayudando a que estos deseos se cumplan, aportando mi granito de arena (en este caso mi 0,25 de dioptría…)

 

Me conformo.

Muchas gracias Ramon, por contarnos a la web Doctorado en Óptica y Optometría, la historia de tus inicios profesionales, que a la vez, lo son de la Óptica y de la Optometría, ya que como podéis observar, ya lleva unos años en el Mundillo :P.

En el formulario de más abajo, podréis realizarle cualquier consulta, estará encantado de responderos.

 

Nuevo grupo de FACEBOOK!!

Recordad, acabamos de crear un nuevo grupo de FACEBOOK:

en el cual podréis encontrar a otros compañeros interesados en la temática de Másters, Doctorado y en definitiva todo lo relacionado con la temática.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *